La diferencia, el valor de ser único

Anillo de Compromiso oro blanco y amarillo con diamantes

Hoy en día vivimos en un mundo en el que, la tendencia, nos mueve a enmarcarnos en un sistema global y uniforme. Desde una perspectiva práctica, el ser humano tendrá una mayor proyección de sus capacidades, cuanto menos distancia aporten nuestras diferencias en cuanto a necesidades, estructuras sociales, estatales e incluso económicas y culturales.
Tiene lógica pensar que, en un futuro, los territorios y sus respectivas estructuras de gobierno, lleguen a tener más cosas en común y que, por tanto, el progreso del ser humano siga abriéndose camino en línea recta, siempre con una tendencia positivista en la que, solo prevalezca, aquello que nos ayuda a seguir con el progreso en todas las formas del saber, la ciencia, la cultura, la tecnología etc.
La historia, la ciencia, la filosofía y otros muchos ámbitos del saber contemplan la idea del ser humano en el conjunto, como una idea irrenunciable, es decir, las personas, como los Estados y las sociedades, no dejan de ser una parte del todo. Un órgano más que compone el cuerpo de ese ser vivo que es la sociedad en la que, “de facto”, nos vemos inmersos en el mismo momento de nacer.

Anillos de compromiso únicos - Anillo de compromiso oro blanco y diamantes

Esto es, la sociedad y otras muchas formas de organización social, responden a un cierto paralelismo con el funcionamiento de un organismo vivo. Nada sería posible sin una de las partes, del mismo modo que ninguna parte puede funcionar al margen del todo.
No obstante, sería demasiado suponer que el funcionamiento natural del ser humano se resumiera en el desempeño de un papel concreto dentro de su conjunto, el cual le permite desarrollar su actividad, sin ninguna otra implicación personal en todo este asunto puesto que, los seres humanos, somos en cada caso, una realidad única que solo se reconoce por nosotros mismos.
Cada uno de nosotros tenemos una forma distinta de entender y percibir el mundo. Ese factor X que nos hace distintos es lo que, de algún modo, durante el transcurso la historia, ha hecho surgir ocasiones perfectas para el conocimiento, la artes, las ciencias y las teorías del saber en sus distintas áreas.

Anillo de compromiso oro blanco con diamantes. Oro negro

Paradójicamente, aunque no sabemos movernos al margen del conjunto, es dentro de él cuando nuestras peculiaridades, actuando dentro de ese margen de libertad, tutelada en primera instancia por la moral y las normas y convenciones sociales y culturales, dan a luz ideas, acontecimientos, obras, teorías…, todas ellas, piedra fundamental del progreso, incluso las más nefastas.
Aún así, innumerables casos existen a lo largo de la historia, que nos demuestran que, en algún momento surge el milagro, la alienación, la diferencia. Esto es, el ser humano siempre encuentra el momento para manifestar su individualidad que, por otra parte, nos ayuda a tomar distancia de la cotidianidad natural en la que vivimos y, por ende, a definirnos como personas, tomar decisiones y a educar y cultivar las virtudes de nuestro carácter.
Trabajos como el que nuestra fundadora e imagen creativa de la firma Clemència Peris y Barba, elabora en sus atelieres son los que, no sólo demuestran este proceso de crecimiento y desarrollo personal por el que todos pasamos en diversos momentos de nuestra vida sino que, también, contribuyen al desarrollo de múltiples manifestaciones de esa forma de sabernos parte única e irrepetible a la vez que indisociable, de ese todo unitario que es la sociedad.
Así mismo trabajos como el de Clemència Peris, permiten la elaboración, no solo de objetos sino, de ideas no menos indistintas que una teoría de la ciencia, un lienzo o una sinfonía, objetivadas de forma que hacen posible, no solamente como objetos observables, sino también, como objetos estéticos, que las demás partes del conjunto social puedan reconocer la diferencia, así como apostar por ella.

Diseños exclusivos de anillos de compromiso
Las piezas elaboradas por Clemència Peris en su colección, “el arte de ser únicos”, son piezas que, pasando por un complejo proceso de elaboración artesanal, así como por un potente trabajo de diseño exclusivo, añaden un valor atemporal a su trabajo hecho que implica, como en muchas otras manifestaciones artísticas, en este caso, puedan mostrar ese valor diferencial del ser humano a cualquier generación siendo, cada una, hija de su propio tiempo.
Por eso, una vez más, queremos compartir con nuestros lectores y clientes, la oportunidad de reconocer la diferencia y apostar por ella, a través de nuestro trabajo, esfuerzo y dedicación construidos desde 1979.